Como Elaborar Un Café Perfecto

El café, está entre las bebidas más consumidas de todo el planeta, ha logrado echar raíces en muchas etnias, en las que el acto de tomar café se ha transformado en un ritual prácticamente sagrado. Como apuntan ciertos estudios, el consumo de café podría prevenir el cáncer, lo que, de confirmarse, consolidaría todavía más su popularidad. Pese a ser preparado diariamente en millones de hogares de todo el planeta, los usuarios de buen café son conocedores de que no todo vale en el momento de conseguir este apreciado líquido negro.

En el marcado podemos hallar muchos modelos de máquinas de café modernas, que procuran reemplazar a la tradicional máquina de café italiana. No obstante, alén del género de máquina de café escogido, para preparar el café perfecto hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta, como son la elección del estado del grano (molido o bien entero), la procedencia del mismo, la temperatura a la que se infusiona, el agua que empleemos y la leche.

Un Café Perfecto
Un Café Perfecto

La materia prima deber ser buena

Un café perfecto pasa por escoger un grano de calidad superior tal como un agua conveniente. En el mercado podemos localizar esencialmente, y dependiendo de la pluralidad, 2 géneros de café; el robusta y el arábiga. Atendiendo al proceso de torre tenemos torre torrefacto o bien natural. Hoy día, el café que más se acostumbra a consumir está compuesto por una mezcla de los dos. Las máquinas de café modernas de cápsulas presentan un extenso abanico de opciones a fin de que el usuario escoja la que más se adapte a sus demandas.

Aparte del género de café, para los especialistas cafeteros otro factor determinante es el agua que se use para la infusión. En este sentido, debemos decantarnos por aguas con bajas concentraciones de cloro y cal, con lo que, para los especialistas, el agua mineral se transforma en la más aconsejable.

La cantidad de agua a agregar asimismo es fruto de discute, puesto que es clave lograr el punto justo. Ciertos modelos de máquina de café presentan una marca que señala el nivel apropiado, mas la mayor parte no la presentan. Conforme los especialistas, la clave en esos casos está en atestar de agua la máquina de café hasta el momento en que esta alcance el centro de la válvula circular por la que sale el vapor. De esta forma, el equilibro que se alcanza entre café y agua es perfecto.

La dosis de café

Otro factor de suma importancia es la cantidad de café que ponemos en el filtro. En este sentido, se aconseja poner el grano molido con suavidad, y hacer que este se asiente con pequeños golpes. Jamás se debe presionar el café a fin de que quepa más cantidad en el filtro.

Cuando ya tenemos nuestra máquina de café con el agua y dosis de café conveniente, la ponemos al fuego. El calor ha de ser incesante, en tanto que de este forma se logra extraer todo el sabor al grano. Sostendremos la máquina de café en el fuego hasta el momento en que el depósito se llene por completo.

Inmediatamente antes de proporcionar, es clave remover el café en la máquina de café a fin de que, así, la concentración de este sea igual en todas y cada una de las tazas que sirvamos.

La relevancia de la leche

Mucho más esencial que el género de máquina de café que utilicemos, es la leche escogida. No debemos calentarla a más de 65º C, en tanto que se van a ver perturbadas sus propiedades nutricionales, y, al unísono, esto afectará al sabor final de la taza de café.

Te Gustó? Ayúdanos a llegar a Más Personas Compartiéndolo en Las Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.